iglesia evangelica tenerife

Atención Plena al Cuerpo (parte 1)

Te doy gracias, Señor, por mi corazón. 

Momento a momento y día a día mi corazón ha bombeado sangre a cada miembro y órgano de mi cuerpo, proporcionando los nutrientes que le dan vida y energía. No ha necesitado ni mantenimiento ni repuestos, ni combustible ni lubricación especial. Se ha acelerado con fuerza cuando he necesitado ayuda para un gran esfuerzo, y me ha sostenido tranquilamente mientras dormía. Concédeme, oh Dios, el don del dominio propio.

No debo comer tanto que acumule grasa innecesaria, incrementando así el trabajo que requiere mi corazón. Ayúdame a evitar las comidas ricas en azúcares y grasa que estrechan mis arterias. Ni me dejes descuidar mi fortaleza, dependiendo perezosamente de coches y máquinas cuando puedo utilizar sin problemas mis brazos y mis piernas.

Líbrame, Señor, de la ambición de dar a la riqueza, el poder y el prestigio una alta prioridad, y en el proceso añadir estrés a mi horario diurno y quitarme el sueño reparador en la noche. Contrólame con tu Espíritu que me enseña a perdonar cuando la ira se acumula, a buscar perdón cuando soy oprimido por la culpa, y que hace crecer en mi el fruto de la paz y el amor. Entonces mi corazón latirá con el ritmo del contentamiento, y todo mi cuerpo conocerá la armonía y la alegría sosegada. Cuando en la plenitud del tiempo el latido de mi corazón flaquee y falle, dame esta gracia, amado Señor: que mi respuesta no sea la irritabilidad que no dura para siempre, sino la gratitud que me ha servido mucho y bien.

Del Libro:  Formidablemente y maravillosamente:  La maravilla de llevar la imagen de Dios – 
Philip Yancey con Dr. Paul Brand

0 comentarios

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad