Atención Plena al Cuerpo (parte 1)

Te doy gracias, Señor, por mi corazón.  Momento a momento y día a día mi corazón ha bombeado sangre a cada miembro y órgano de mi cuerpo, proporcionando los nutrientes que le dan vida y energía. No ha necesitado ni mantenimiento ni repuestos, ni combustible ni...
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad